Viernes Santo

Finalmente, como se preveía que iba a suceder, las inclemencias meteorológicas impidieron que la Cofradía realizara su Estación de Penitencia, si bien no por ello la jornada del Viernes Santo resultó menos emotiva y repleta de hermosos momentos.

Durante toda la jornada, y al igual que sucediera en la tarde del Jueves Santo, la afluencia de público en el templo fue constante, en un ir y venir devocional permanente.

Como correspondía, dadas las circunstancias, la Junta de Gobierno se reunía en Cabildo de Oficiales de cara a valorar toda la información con la que contaba respecto a la evolución de las condiciones climatológicas y adoptar la decisión correspondiente.

Así, en primera instancia se optó por un retraso de media hora que permitiera contrastar las últimas informaciones que llegaban, si bien finalmente, transcurrido este receso, la Junta de Gobierno adoptó la decisión de no realizar su Estación de Penitencia, en claro compromiso como garante que actualmente es del patrimonio artístico y humano que conforman la Hermandad.

Al tiempo que el Hermano Mayor comunicaba la decisión dentro del templo, el Diputado Mayor de Gobierno, cubierto por el antifaz, salía a la calle para trasladar al público la decisión adoptada, tras lo cual, la Hermandad procedía a realizar dentro del templo un acto en la intimidad.

Solo queda agradecer el ejemplar comportamiento mostrado por todos los hermanos, el apoyo indiscutible ante la decisión tan difícil que la Junta de Gobierno hubo de asumir; especialmente destacable en el caso de la cuadrilla de costaleros, en clara muestra de obediencia, compromiso y vocación de servicio para con su Hermandad, aspectos estos por los que siempre se ha caracterizado este colectivo.

Igualmente, desde aquí queremos trasladar nuestro más profundo agradecimiento a la Agrupación Musical «El Perdón», que ante circunstancias tan adversas, y pese a ser este el primer año que acompañaban a la Cofradía, dio ejemplo de buen hacer y saber estar.