[']

Historia

El día 29 de febrero de 1940, en el Convento de los PP. Dominicos de Nuestra Señora del Rosario de la calle Conde de Peñalver, D. Fernando Rodríguez de Rivera y Fagoaga, el Rvdo. P. D. Narciso Arribas Abejón (O.P.) y otras personalidades, con el apoyo del Patriarca de las Indias y Arzobispo de la antigua Diócesis de Madrid-Alcalá, el Emmo. D. Leopoldo Eijo y Garay, procedieron a documentar el acuerdo de fundación de la  Hermandad.

historia1Bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Fe y el gran Santo español, Apóstol del siglo XIII, Santo Domingo de Guzmán, se constituyen la Hermandad de Cruzados de la Fe (1940) y la Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe (1941), estableciendo como escudo de la Hermandad la Cruz Dominica, con sus colores blanco y negro. Entre sus fines fundacionales se propone la restauración de tradiciones olvidadas y, a tal efecto constituye la Comisión Organizadora de la Semana Santa de Madrid, figurando entre sus miembros los fundadores de la Hermandad, el Rvdo. P. D. Narciso Arribas Abejón y el Excmo. Sr. D. Fernando Rodríguez de Rivera y Fagoaga.

Como doble símbolo de afianzamiento espiritual, y al gusto de las antiguas tradiciones de Penitencia y Hermandad, se encarga a D. José Capuz Mamano la imagen de Cristo crucificado en su advocación popular y madrileña del Cristo de la Fe, para que sea la Imagen Titular de la Hermandad.

Es el año 1941 en el que por primera vez tiene lugar la Procesión del Silencio, tal y como dejó escrito uno de los fundadores de la Hermandad, D. Julio Díaz Regulón: «Quince días tan solo, tiempo materialmente escaso si se atiende a la magnitud de la labor realizada, bastaron a la Hermandad de Cruzados de la Fe para gestar la Procesión del Silencio. Significa esta fecha la iniciación del resurgir de la Semana Santa Madrileña. Fue la Hermandad de Cruzados de la Fe quien, con una parquedad de medios, sentó los cimientos de este monumento que tan justamente enaltece hoy».

historia2Dicha Comisión comienza a organizar la Semana Santa de Madrid, ayudando al resurgir de Hermandades y Cofradías y dando el impulso necesario para realizar diferentes actos durante la Semana Mayor. Como ejemplo, en 1943, el Domingo de Ramos se celebra la Procesión de Las Palmas, que se inicia en la Parroquia de San Jerónimo el Real, figurando en la misma por primera vez el paso representativo de «La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén»; el Lunes Santo, un concierto de música religiosa a cargo del Orfeón Donostiarra; el Martes Santo, la inauguración en el Círculo de Bellas Artes de la III Exposición de Estampas de la Pasión (exposición de carácter nacional en la que se exponían obras religiosas de diversa índole y en cuya primera edición de 1941 figuró el Crucificado de Antonio Illanes que, al año siguiente, adquiriría la Hermandad de las Aguas para sustituir a la imagen perdida en un incendio y que actualmente figura como Titular de la Corporación); el Miércoles Santo, el Rosario de Penitencia, con la magna Procesión de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, que partió del Oratorio del Olivar con los pasos propiedad de la Hermandad «La Oración en el Huerto», «La Flagelación», «La Coronación de Espinas», «Jesús con la Cruz», «La Crucifixión de Nuestro Señor» y Nuestra Señora de los Dolores de la Iglesia Real de Calatravas; y el Viernes Santo, la Magna Procesión del Silencio, partiendo de la Puerta del Sol a las 22:30 y constituida por diez Procesiones parciales que inician su recorrido desde distintos templos: Santa Iglesia Catedral (hoy Colegiata de San Isidro), Oratorio del Olivar, Parroquia de San Jerónimo el Real, Parroquia de El Salvador y San Nicolás, Parroquia de San Ginés, Parroquia de San Martín, Parroquia del Cristo de la Victoria, Parroquia Maravillas, Parroquia de la Concepción y Parroquia de la Santa Cruz. En total, formaban el cortejo veinticuatro Pasos pertenecientes a las diferentes Iglesias reseñadas.historia3

Como curiosidad, indicar que entre las imágenes que llegaron a formar parte del cortejo de la magna Procesión del Silencio se llegaron a encontrar, por poner algún ejemplo, la de Jesús Nazareno «El Pobre» o la del Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón (que, formando parte de un Calvario, partía del Oratorio del Olivar, sito en la calle Cañizares), en la actualidad imagen titular de la Hermandad de los Estudiantes y que, por aquel entonces, era conocida como “Cristo de la Luz”.

Inicialmente, la sede social de la Hermandad se ubica en la calle Sevilla n.º 6 de Madrid, siendo la sede canónica el Convento de Nuestra Señora del Rosario de los PP. Dominicos, donde se celebraban todos los actos religiosos de la Hermandad. Posteriormente, transcurridos unos años, la sede social hubo de trasladarse a la calle Gran Vía n.º 47, para, finalmente, ser ubicada en la calle Gran Vía n.º 57.

Con la Hermandad firmemente consolidada, D. Fernando Rodríguez de Rivera y Fagoaga tiene conocimiento de que la antigua Iglesia del Carmen y Hospital de Incurables, sito en la calle de Atocha y propiedad del Estado (como consecuencia de la desamortización de Mendizábal), va a ser derribada para la construcción de viviendas. Es por ello por lo que solicita al Ministerio de Hacienda la redención de Censo Enfiutético para hacerse la Hermandad con la propiedad de la misma.

El 17 de enero de 1974, con la conformidad del Arzobispado de Madrid —y con la condición resolutoria de que la Iglesia se dedicaría al Culto Sagrado Católico—, es otorgada por el Ministerio de Hacienda la Escritura Pública de Propiedad a favor de la Hermandad, mediante el pago por parte de la misma de la cantidad correspondiente a la redención del censo, siendo inscrita en el Registro de la Propiedad n.º 2 de Madrid, en su inscripción 1ª de la finca 48.368, en el folio 230 del tomo 1.090.

El conjunto fue declarado Monumento Histórico-Artístico por Real Decreto del 24-7-1981, publicado en el BOE el 30-9-1981, siendo ministro de Cultura D. Iñigo Cavero. La finca alojó en el año 1592 el Hospital de Incurables, agregándose en 1610 las plazas de niños desamparados, tal como describe el historiador de la Villa Mesonero Romanos; de ahí el nombre de la calle Costanilla de los Desamparados. Fue mandada edificar bajo el reinado de Felipe IV y en la actualidad se conservan la Capilla Barroca, la rejería, una vidriera, el Altar Mayor, que fue restaurado en el año 1999, y las antiguas puertas, también restauradas.

Como consecuencia de la donación a la Sociedad Cervantina de Madrid por parte del Estado del solar medianero, y con el acuerdo de los presidentes de dicha Sociedad y de la Hermandad, se propone un proyecto de restauración conjunta de ambos edificios (manteniendo la propiedad cada uno de ellos) con el fin de ahorrar costes de mantenimiento, proyecto que lleva a cabo el Arquitecto D. Joaquín Aracil Bellod. Es financiado por la Comunidad de Madrid y ejecutado en la parte correspondiente a la Sociedad Cervantina, realizándose para la Iglesia solamente el correspondiente a la cubierta, y suspendiéndose por falta de financiación la finalización de la totalidad del proyecto.

En el año 1991 se crea el Consejo de Hermandades y Cofradías de Madrid, nombrando el Emmo. Sr. Cardenal D. Ángel Suquía al Rvdo. P. D. Francisco A. Martínez Domínguez Delegado Episcopal de dicho Consejo, por lo que se suprime de forma definitiva la antigua Comisión Organizadora Oficial de la Semana Santa de Madrid.

En años precedentes, cada Hermandad y Cofradía había dejado de participar en la Procesión del Silencio, realizando recorridos próximos a sus Sedes Canónicas. Sin embargo, la Hermandad no dejó de acudir a su cita anual en la Puerta del Sol cada Viernes Santo. Penitentes y nazarenos partían desde la Parroquia de San José, hasta llegar a la calle Alcalá (Ministerio de Economía  y Hacienda), donde se encontraban los pasos, e iniciando el cortejo procesional desde la Puerta del Sol, que recorría las calles del centro de Madrid con los pasos propiedad de la Hermandad: La Oración en el Huerto, La Virgen y San Juan, La Flagelación y el Santísimo Cristo de la Fe.

En el año 1993, tras acuerdo de la Junta de Gobierno recientemente constituida, se decide abandonar la sede de Gran Vía 47 y realizar el traslado a la iglesia de la calle de Atocha. En el templo, únicamente estaba en condiciones de habitabilidad el hall de entrada, restaurado en su momento aprovechando las obras que realizó la Sociedad Cervantina para su edificio. El resto de la iglesia estaba en completa ruina, como atestiguan las fotografías que todavía hoy se pueden contemplar a la entrada. Fue en dicho hall donde en un primer momento el Santísimo Cristo de la Fe fue ubicado, convirtiéndose así esta iglesia en la Sede Canónica de la Hermandad.

El esfuerzo (no solo personal, sino principalmente económico) de los miembros de la Junta de Gobierno y de un grupo de Hermanos, así como el apoyo del Párroco de El Salvador y San Nicolás, D. Ubaldo Moreno Fernández, Director Espiritual de la Hermandad, hicieron posible que se consiguieran iniciar las obras de restauración de la Iglesia, terminando, en una primera fase, el Altar Mayor, donde fue ubicado el Santísimo Cristo de la Fe, acto interno de la Hermandad muy emotivo y en el que participó el grupo de hermanos que desde el principio tuvo confianza en ver terminado el proyecto. La bendición del Altar Mayor fue llevada a cabo, por delegación del Sr. Cardenal Arzobispo de Madrid, el Emmo. D. Antonio María Rouco Varela, por el Rvdo. Padre D. Ubaldo Moreno Fernández, el 14 de junio de 1998.

Una segunda fase de restauración del templo finalizó en el año 2006, siendo el 3 de diciembre de dicho año cuando el Ilmo. Sr. Obispo Auxiliar de la Diócesis de Madrid, D. Eugenio Romero Pose (q.e.p.d.) procedió a la bendición de la Iglesia, viendo así cada vez más cercana la culminación del proyecto que D. Fernando Rodríguez de Rivera y Fagoaga concibió de tener la Sede Canónica en la antigua Iglesia del Carmen, hoy propiedad de la Hermandad.

Así pues, la restauración del templo (aún no finalizada por completo) ha sido llevada a cabo única y exclusivamente con los recursos generados por la Hermandad, sin recibir ningún tipo de ayuda de Organismos estatales, autonómicos o locales.

Como consecuencia de la llegada a su Iglesia, y a petición de los vecinos del barrio, la Hermandad afrontó un nuevo reto: procesionar el Jueves Santo con el Santísimo Cristo de la Fe por las calles aledañas, acompañando por la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, de la Parroquia de El Salvador y San Nicolás.

Asimismo, la Hermandad quiso hacer realidad un anhelo existente desde años atrás: portar con fuerza humana al Santísimo Cristo de la Fe en su estación de penitencia del Viernes Santo. Para ello, y de nuevo realizando un grandísimo esfuerzo, se encargó un paso al escultor madrileño D. Abilio Ruano Calvo, proyecto que culminó el año 2001, año en que por primera vez el Santísimo Cristo de la Fe procesionó a hombros de sus anderos en la tarde-noche del Viernes Santo.

En el año 2005, el Rvdo. Padre D. Ubaldo Moreno Fernández pone a disposición de la Hermandad una nueva imagen de Nuestra Señora de los Dolores, tallada por el imaginero D. Antonio José Rodríguez Martínez, para que sea portada a hombros, en paso de palio, por miembros de la Hermandad. El grupo de Hermanas que portaban la imagen anterior sobre ruedas solicitan que dicha imagen sea llevada por mujeres. Es así como, en reunión de Junta de Gobierno, se aprueba la constitución de la cuadrilla de anderas.

Dicha Imagen procesiona acompañando al Santísimo Cristo de la Fe hasta el año 2012.

En el año 2010, se aprueba en Asamblea General Extraordinaria la ejecución de un nuevo paso para el Santísimo Cristo de la Fe, paso que, en esta ocasión, será portado por una cuadrilla de Hermanos costaleros.

En el año 2012, en Cabildo General de Hermanos celebrado con fecha 9 de septiembre, resulta aprobado por mayoría absoluta acometer la hechura de una Dolorosa que, D.m., y bajo la advocación de María Santísima de los Desamparados, figure, junto con el Santísimo Cristo de la Fe, como Imagen Titular de la Hermandad, siendo que se aprueba asimismo encargar la factura de la citada Imagen al ilustre imaginero D. Francisco Romero Zafra.

La bendición de la Imagen tiene lugar el 5 de octubre de 2013, tras la cual, se procede a realizar una Procesión de Alabanzas.

historia5

Las actuales Reglas resultan aprobadas, con fecha 4 de febrero de 2014, mediante Decreto firmado por por el Emmo. y Rvdmo. Sr. Cardenal-Arzobispo de Madrid, D. Antonio M. Rouco Varela, viniendo a incluir como cotitulares de la Hermandad las imágenes de Nuestro Padre Jesús del Perdón (que representa al Señor en el momento de la flagelación) y de María Santísima de los Desamparados, pasando a ser la denominación de la Corporación la de Hermandad del Silencio y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Fe, Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de los Desamparados, incorporando asimismo un nuevo escudo corporativo, basado en diseño realizado por D. Manuel Trujillo López.

IMG_4671Digno de mención es el año 2015, en el cual la Hermandad celebra su setenta y cinco aniversario fundacional, para cuya conmemoración se elabora un nutrido programa de actividades que abarca una exposición sobre la historia de la Corporación desde su fundación hasta nuestros días, conferencias y mesas redondas con temáticas de diversa índole, actos de acción social y cultos de carácter extraordinario, que tienen como eje central la salida procesional en el mes de junio con la imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón (puede accederse a la crónica de toda esta efeméride a través de la sección “75  ANIVERSARIO” del menú principal).

En el año 2016, tras la celebración del Cabildo General de Elecciones, resulta aprobada en Cabildo General de Hermanos la propuesta de la nueva Junta de Gobierno de realizar la salida procesional del Viernes Santo con la imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón.